¿Para dónde va la palma de aceite?

Estimaciones espaciales y econométricas concluyen que el cultivo de palma de aceite para el 2020 no superará el millón de hectáreas, contrario a los tres millones estimados por el Gobierno. Aún así, la expansión proyectada pone en riesgo bosques, recurso hídrico y hasta cultivos de arroz y banano.

 

palma de aceiteDesarrollo, progreso, ingresos, sostenibilidad, riqueza y palma de aceite parecían ser las palabras que conformaban el conjuro contra el olvido de un territorio de aproximadamente 22 millones de hectáreas (ha): la Orinoquia colombiana. Grandes llanuras y un patrimonio hídrico prácticamente intacto durante décadas, convirtieron a esta región en una de las más atractivas para el impulso de megaproyectos rurales.

Poco más de 10 años después de que el Gobierno Nacional implementara el programa de apoyo a la producción de biodiesel, que incluye un conjunto de mandatos de mezcla e incentivos económicos, la región oriental del país se ha convertido en la mayor cultivadora de palma.

palma de aceiteSegún datos de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma, en el 2013, esta especie hacía presencia en más de 120 municipios de 16 departamentos, en los que la región oriental era la más representativa, con una participación del 40 %.

Pero la Orinoquia se ha convertido también en ejemplo de lo que no se debe hacer en materia de proyectos agrícolas centrados en grandes plantaciones. Aspectos como la expansión de la frontera agrícola, el incremento en las emisiones de gases de efecto invernadero por cambios directos e indirectos en el uso de la tierra, el deterioro y la sobreexplotación de recursos naturales (agua y suelo) y la pérdida de la biodiversidad son algunos de los aspectos sobre los cuales se centra el debate.

Un trabajo realizado por Carmenza Castiblanco, profesora del Instituto de Estudios Ambientales (idea) pretende dar cuenta de los efectos de la implementación del modelo de la palma de aceite en el país. Este se ha presentado como un tipo ideal organizacional para promover el desarrollo rural, el empleo, el mejoramiento del medioambiente y la diversificación de las fuentes de energía, pero todavía no cuenta con estudios sistemáticos y rigurosos que validen dichas expectativas.

Leer el artículo completo aquí

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s