El periodismo científico me regala mi primer premio de periodismo

Esta semana la empecé con la noticia de que un artículo publicado por mi en UN Periódico obtuvo el segundo lugar del Premio de Periodismo en Salud-Medtronic 2016. Es un segundo puesto que se siente como el primero, pues es mi primer premio de periodismo en estos 16 años de carrera.

UN Periódico 196

El UN Periódico se creó en 1999 para divulgar los aportes de la comunidad científica de la Universidad Nacional al país.

Dos aspectos me hacen sentir muy feliz de este reconocimiento. El primero que lo he obtenido estando en la Universidad Nacional de Colombia, en su oficina de prensa, donde cada mes se produce uno de los medios escritos especializados en ciencia y tecnología, más importante del país, el UN Periódico. El segundo, es que justamente este regalo me lo ha dado el periodismo científico, al cual he dedicado la mitad del tiempo que llevo como periodista.

De hecho, UN Periódico ha sido mi escuela de periodismo. Llegué aquí cuando la directora de la Unidad de Medios de Comunicación de la Universidad Nacional era la grandísima periodista, Marisol Cano Busquets. Gracias a ella y a mi ofrecimiento de que me aceptara ser becaria, conocí el periodismo científico, el cual caracteriza este medio de comunicación que circula el segundo domingo de cada mes con el diario El Tiempo para su red de suscriptores a nivel nacional. En este empecé como practicante, luego periodista y ahora soy su coordinadora periodística (una especie de editora), una bonita experiencia.

Sigue leyendo

Anuncios

Más cerca de la actividad explosiva del Sol

Portada UNP 193 Una investigación realizada entre el Observatorio Astronómico Nacional y la Universidad de California, ofrece nuevas pistas sobre estos fenómenos. Mi artículo en UN Periódico, edición 193

El Sol, la esfera de gas incandescente que alimenta la vida en nuestro planeta, presenta en su superficie todo tipo de explosiones y fenómenos extraordinarios. De hecho, hacia finales de octubre y comienzos de noviembre de 2003 se registraron las fulguraciones solares más potentes de la era de las telecomunicaciones. Varios satélites geoestacionarios tuvieron que apagarse, los astronautas en la Estación Espacial Internacional debieron permanecer en sus módulos de servicio por dos horas, algunas aeronaves comerciales desviaron sus rutas, y en Suecia colapsaron las centrales eléctricas, lo que dejó temporalmente sin electricidad a cerca de 50.000 personas.

Sigue leyendo

Así es el genoma de bacteria oportunista en el VIH Sida

Profundizar en el conocimiento de Mycobacterium colombiense, germen asociado a enfermedades respiratorias e infecciones en pacientes con VIH Sida en el país, se constituye en un aporte mundial al estudio de estas bacterias.

En el 2006, la investigadora del Departamento de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, Martha Isabel Murcia Aranguren, descubrióMycobacterium colombiense, uno de los patógenos asociados a infecciones en pacientes con VIH sida en Colombia. Hoy, su “pupila”, Mónica Natalia González Pérez, doctoranda en Ciencias Biomédicas, logró obtener la secuencia completa del genoma de este germen, tras cuatro años de investigación en los que ha profundizado en sus mecanismos moleculares (composición), de virulencia (capacidad para causar enfermedad) y de patogénesis (origen y evolución de enfermedades).

6ba51772f6Mycobacterium colombiense es una de las cerca de 160 especies que conforman el grupo de  micobacterias no tuberculosas (MNT), también llamadas atípicas o del medioambiente. Se ha asociado a enfermedades respiratorias, infecciones diseminadas (distribuidas por el cuerpo a través de la sangre), linfoadenopatías o inflamación de los ganglios linfáticos, no solo en pacientes VIH Sida positivos, sino en personas sanas.

Las primeras infecciones fueron descritas en pacientes vih positivos de Bogotá, donde el patógeno fue considerado agente causal de enfermedad diseminada y pulmonar. La muerte de ellos se produjo por coinfección, o sea, dos o más infecciones al mismo tiempo.

Sigue leyendo

Nuevas variables para analizar la mortalidad en Colombia

La ingeniería y la matemática se unen para diseñar una herramienta tecnológica que optimiza la obtención de indicadores de mortalidad en el país, al correlacionar diferentes variables, desde edad y escolaridad hasta fecha de nacimiento e ingresos per cápita.

La metodología empleada permite explicar las tendencias temporales y hacer predicciones sobre mortalidad. foto: archivo particular

La metodología empleada permite explicar las tendencias temporales y hacer predicciones sobre mortalidad. foto: archivo particular

Un hombre de entre 25 y 35 años, de estrato tres, que se moviliza en moto en Bogotá, Medellín o Cali; y una mujer de entre 55 y 65 años, de estratos 3 y 4, con afecciones cardiacas y que reside en cualquiera de estas ciudades, son los perfiles que más incidieron en la tasa de mortalidad entre 1998 y 2012 en Colombia y que aparecen altamente relacionados con el aumento del PIB (producto interno bruto).

Este vínculo indica que en los departamentos de Colombia donde ha crecido el PIB per cápita, los hombres y las mujeres con las características mencionadas tienden a morir por accidentes de tránsito o por enfermedades del corazón, respectivamente. “Que este detalle se destaque al momento de combinar diferentes variables implica que dichos tipos de muerte ocurren con frecuencia, lo que los convierte en un problema importante para el país”, afirma el profesor Eduardo Romero, director del Grupo de Telemedicina de la Universidad Nacional, que avanza en el diseño de una herramienta tecnológica que optimizará el análisis de la mortalidad en Colombia.

Dicho aporte será utilizado por el Observatorio Nacional de Salud, adscrito al Instituto Nacional de Salud (INS), encargado de generar evidencias para informar a quienes toman las decisiones y orientar la formulación de políticas, con base en los modelos de análisis que integran la información.

Sigue leyendo

Creencias, obstáculo para donar órganos

Más de 2.000 personas en lista aguardan una llamada esperanzadora para el trasplante de órganos o tejidos. Un estudio realizado por la Universidad Nacional en cinco ciudades revela las actitudes y creencias que atentan contra la cultura de la donación. Aunque el 90,6 % de encuestados están de acuerdo con el procedimiento, el 49,53 % no lo aceptan en casos de muerte cerebral o encefálica, pues la consideran un estado reversible. Mi artículo en UNPeriódico, edición de abril.

Fotografía de Catalina Torres.

Fotografía de Catalina Torres.

Doña Aminta supo qué era la donación de órganos la mañana en la que el dictamen médico confirmó que su hijo Fernando, de 21 años, tenía muerte cerebral. Con el rostro aún transformado por el dolor, atendió la explicación que el coordinador operativo de trasplante le dio respecto a la posibilidad de que este paciente contribuyera a salvar la vida de otras personas.

Para dar el consentimiento, le bastó con recordar que desde los 12 años su único hijo había dejado de ser un niño juicioso y buen estudiante para convertirse en un temido delincuente. Por eso no lo dudó: los órganos de Fernando servirían para resarcir parte del perjuicio causado.

“Cuando el doctor me dijo que los órganos y tejidos del cuerpo de mi hijo podrían salvar hasta 55 vidas, pensé en todo el bien que haría después de muerto”, afirma esta mujer de 60 años, cuya mirada sosegada refleja la satisfacción de su decisión.

Doña Aminta es ejemplo de cómo un proceso de donación de órganos llega a buen término; desafortunadamente, no todas las gestiones finalizan así. Un estudio del Grupo de Trasplante de Órganos y Tejidos Humanos de la Universidad Nacional de Colombia (UN), con 600 ciudadanos de Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga y Barranquilla, concluyó que aunque el 90,6 % de ellos acepta la donación de órganos, la mitad (49,53 %) no asume la muerte cerebral o encefálica como un hecho irreversible y equivalente de muerte.

Este hallazgo constituye un reto para los investigadores, ya que, históricamente, del total de trasplantes realizados en el país cada año, entre el 90 % y el 93 % se realizan con órganos de donantes con muerte cerebral. Se debe aclarar la confusión entre esta condición, el estado de coma y el vegetativo, en los cuales se mantiene la actividad cerebral, aunque sea leve.

Según explica el profesor Eyner Lozano Márquez, director del grupo adscrito a la Facultad de Medicina de la UN, la muerte en los seres humanos se da de dos maneras: cardiaca y encefálica. En el primer caso, la mayoría de personas comprenden que si el corazón deja de latir, la persona muere; pero en el segundo, se suele pensar erróneamente que es un hecho reversible.

Lea el artículo completo aquí

Museos y colecciones científicas de la Universidad Nacional, memoria y soporte del desarrollo de Colombia

Portada de la separata del UN Periódico 184.

Portada de la separata del UN Periódico 184.

Comparto la separata que publiqué en la edición de diciembre de UN Periódico, cuyo objetivo era mostrar el patrimonio del país que custodia la universidad pública más importante de Colombia.

Saber, ocio y memoria forman parte del patrimonio que custodia la Universidad Nacional de Colombia desde su creación hace 147 años. Los museos y colecciones científicas que reposan en todo el territorio nacional son el resultado de casi siglo y medio de historia.

Sigue leyendo

Fórmula matemática para predecir el dengue

Un modelo diseñado en la Universidad Nacional puede convertirse en la herramienta clave a la hora de evaluar y trazar las políticas públicas de control de este virus, así como para modelar el escenario de aplicación de la vacuna, en caso de que empiece a ser comercializada en el 2015.

Aedes aegypti, vector encargado de transmitir el dengue. foto: Stephen Ausmus, USDA, vía flickr

Aedes aegypti, vector encargado de transmitir el dengue. foto: Stephen Ausmus, USDA, vía flickr

El trópico, donde se ubica el 45 % de la población (alrededor de 72 países), es un sistema que amaña tanto a los humanos como a una variedad de organismos vivos que resultan ser amenazantes, como el mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue.

La Organización Mundial de la Salud indica que en los años setenta, 12 países sufrieron brotes del dengue grave. Ahora esta variedad es endémica en más de 100 naciones de África, América, Asia Suroriental y Pacífico Occidental.

Según las cifras de este organismo internacional, la enfermedad va en aumento. En el 2008 se registraron 1,2 millones de episodios; y en el 2010 fueron 2,3 millones. En el 2012 hubo 2,35 millones, solo en América, de los cuales el 1,5 % eran de la variante más peligrosa. En total, en el mundo se registra medio millón de casos graves, y de estos el 2,5 % (unos 12.500) fallecen.

Sigue leyendo